La orquesta incompleta

Un cuento infantil

 

Obdulio Duparol

 

A ver, chiquilines, ¿están listos para el cuentecito de hoy? ¡Estoy seguro de que les va a encantar porque es muy simpático! Escuchen:

Había una vez una orquesta que tenía todos los instrumentos que una orquesta debe tener; o sea, de cuerda, viento y percusión.

Los músicos que tocaban en esta orquesta eran todos graduados de distinguidos conservatorios, artistas de indiscutible calidad.

El director era una figura de reconocido prestigio mundial, un genio de la música, al decir de muchos.

La orquesta tenía un extenso repertorio que cubría todo tipo de géneros. Sin embargo, había temas que no podía tocar. Y aquí es donde el cuento se pone interesante: a esta orquesta, amiguitos, le era imposible interpretar números escritos para trompetas. ¡Como lo oyen!

¿Y eso por qué? Os preguntaréis. Y yo os responderéis.

Es que el director era tan… pero tan… pero tan anti-trumpista que no resistía nada que le recordara a Trump. Por eso había eliminado todas las TROMP-etas de la orquesta.

¿No es simpatiquísimo?

Y colorín colorado, este cuento ya está acabado…

…aunque la votación, chiquilines, apenas haya comenzado.