El mensaje oculto

 

Obdulio Duparol

 

Los sueños pueden ser muy raros. Pasas de una visión a otra en fracciones de segundo, sin que medie lógica alguna, y todo al final te resulta incoherente, inconexo. Tratas entonces de encontrar un significado y hasta te convences de que tu sueño encierra un mensaje secreto, misterioso. A mí me pasa a cada rato. ¿A ustedes no?

Anoche tuve uno de esos sueños extraños y estoy convencido de que el mensaje es más que evidente. Lo veo clarísimo.

Estaba soñando que Bad Bunny componía óperas en alemán en plena pandemia, cuando de pronto se me apareció el mismísimo Donald Trump.

Estábamos en la Plaza Roja de Moscú y el Trump era mi amigo. Conversábamos sobre un montón de tonterías. Le preguntaba por su familia y cómo se sentía y él me contestaba, en medio de chistes y risotadas, que todo estaba bien. Incluso llegué a decirle en tono burlón, “¡Estás bajando de peso, Don!” A lo que él me respondió, “¡Será de tanto jugar golf!”

En ese momento apareció en mi sueño el mismísimo Vladimir Putin. Me lanzó una mirada dura y me ordenó, con fuerte acento kageberiano, “¡Obdu, ahora mismo te regresas a Miami!”. A continuación, se volteó hacia el Trump y le dijo: “Tú te quedas. Tienes la reelección en el pico de la piragua y tengo que enseñarte cómo mantenerte en el poder”. Y con la misma, ambos se alejaron caminando a lo largo de las murallas del Kremlin.

Ahí me desperté, sobresaltado.

Le conté el sueño a Mayeya, pero mi esposa me respondió que no le diera mucha importancia, que yo siempre soñaba estupideces.

Más tarde se lo comenté por teléfono a mi buen amigo Eustaquio y, luego de una larga pausa, me preguntó: “¿Putin te habló en ruso? ¿Cómo lo entendiste?”

No le cuento el sueño a más nadie. No parecen darse cuenta del mensaje oculto en él, uno que para mí está más que claro.

¿Acaso no se asombran de que el mismísimo Bad Bunny esté componiendo óperas en alemán?