“Me gusta dibujar diferentes temas. En la caricatura abordo casi todos los géneros: caricaturas personales, humor general, sátira política, humor costumbrista, historieta. Me agrada referirme  a los tiempos que corren, a la modernidad, por eso muchos de mis trabajos abordan el mal uso de las tecnologías, de las redes sociales, e internet, y sus herramientas, la guerra, las relaciones interpersonales, un poco de todo”, expresa Brady Izquierdo, caricaturista cubano que actualmente reside en Dubái.

Premio Colateral en el Salón Melaíto Cuba

¿Cómo fuiste a parar a ese emirato árabe? –le pregunto

Hace ya varios meses estoy residiendo en este país, gracias a la ayuda de unos amigos y llegué buscando poder ampliar mi capacidad creativa, conectarme con otras realidades y tratar de mejorar profesionalmente.

Nacido en Guanajay poblado de la provincia Artemisa, en Cuba, el 21 de octubre de 1983, a Brady desde niño siempre le gustó dibujar: reproducía las tortugas ninjas cuando estaba en el quinto grado. Esa pasión lo llevó a estudiar dibujo y  en el 2007 se graduó de Licenciado en Educación Plástica en el Instituto Superior Pedagógico Rubén Martínez Villena.

Este año, Brady ha obtenido el Primer Premio en el 8º Concurso de Humor Gráfico de la Fundación Gin y el Instituto Quevedo del Humor, de España. En este Concurso,  387 autores procedentes de más de 60 países de todo el mundo, presentaron unos mil dibujos, lo que lo convierte en el certamen de humor gráfico más internacional realizado en España.

“Por lo general –dice Brady- busco que mis trabajos tengan un mensaje preciso y sincero que transmitir.  Hoy en día hay muchas personas que viven esa realidad, atados al consumo de todo, y andan ciegos por la vida, esa que se les escapa pegados al teléfono, a la tablet o al ordenador”.

Relaciones Personales

¿Qué técnicas utilizas para dibujar?

Me gusta mucho la acuarela sobre cartulina, también utilizo la tinta china y la plumilla  y las herramientas digitales como el Photoshop. Me gusta mezclarlas con el dibujo tradicional.

¿Cuándo y dónde publicaste tu primera caricatura?

Mi primera caricatura publicada fue un Primer Premio que obtuve en el ya desaparecido Salón Nacional Chispa Joven que organizaba el semanario Palante, en Cuba, y fue por el 2008.

Tango mío, Concurso Diógenes Taborda, Argentina

¿Cómo es un día de trabajo para ti en Dubai? ¿Te dedicas exclusivamente a la ilustración?

Un día de trabajo tiene varias dinámicas, ya que no solo me dedico a la caricatura y la ilustración, trabajo por lo general en las noches, es la hora que prefiero, por la tranquilidad, pero siempre que tengo un tiempo libre lo dedico a la creación.

Cuando estabas en Cuba, ¿dónde publicabas tus dibujos?

En la isla,  mis viñetas fueron publicadas en una revista que se llamaba la Calle del Medio (ya desaparecida), donde fui colaborador permanente desde sus inicios y en la que  una nueva generación de creadores sintió la necesidad de publicar sus trabajos. Hay que agradecer la ayuda y el apoyo que nos brindó Ares,  uno de los grandes del humor gráfico a nivel internacional,  quien hizo un trabajo de rescate y búsqueda de jóvenes talentos dentro de la caricatura y la ilustración. También publiqué  en el semanario Palante, en la Picúa, de Cienfuegos, el Dedeté, yen el  sitio digital OnCuba. El esfuerzo de Ares ha sido  meritorio, pero no es suficiente, él ha sido un guía, un faro, nos ha apoyado, nos ha impulsado y mostrado el camino, pero lo demás depende de otros factores, que en ocasiones no funcionan como es debido.

El Peso de la Realidad. mención internacional, Marruecos 2018

¿Por qué el humor y la sátira son importantes en la sociedad?

En la actualidad con el poder de la imagen, una buena caricatura, desde el momento que aborda un tema desde una arista cargada de humor inteligente, tiene una fuerza superior, ya que la pincelada humorística puede acercar temas bien complejos y hacer que estos lleguen de forma más directa al receptor. Una buena caricatura tiene en ocasiones más fuerza que mil palabras.

Para cerrar esta entrevista, consulté la opinión de la curadora de arte y estudiosa del humor gráfico cubano, Caridad Blanco, sobre la obra de Brady Izquierdo, a lo que contestó:

“Con respecto a Brady, es un humorista que conozco desde el 2010 y su desempeño ha ido en ascenso. Su obra, caracterizada en buena medida por una línea sinuosa y de abundantes detalles, se fue tornando algo más barroca con el paso del tiempo. Es un artista en extremo laborioso que ha ido ampliando sus posibilidades expresivas, abarcando distintos géneros del humor, desde el humor blanco, la sátira, la caricatura, las tipificaciones costumbristas y también la historieta.  Brady ha obtenido reconocimientos en concursos especializados en diferentes lugares del mundo”.