Intimidades

Elixir de la felicidad: cambiar de pareja cada cinco años.

 

 

Aloyma Ravelo.

 

Sobre la vida en pareja han ido variando las concepciones, a lo largo de los años. Hay un abanico de criterios que van desde el clásico «amarnos hasta que la muerte nos separe «, hasta «amores sin compromiso » y «un llegar hasta donde llegue».

Hoy traemos a nuestra sección el criterio del psicólogo español Rafael Santandreu, quien argumenta que es saludable y feliz cambiar de pareja cada cinco años.

Este especialista, autor del libro «Las gafas de la felicidad «, reconoce que mucha gente puede no estar de acuerdo con su teoría, pero alega que las personas no están hechas para estar toda su vida con una sola pareja.

Así las cosas, él considera que la famosa monogamia ha hundido a mucha gente en una vida miserable, infeliz. Y que hay que soltar amarras y decirse a sí mismo: sólo existe una vida, luego en ella tengo que desarrollar todos mis planes y estos incluyen también mi vida amorosa».

El amor sentimental hay que disfrutarlo intensamente, esto eleva los niveles de oxitocina, la hormona del bienestar. Por ello, hay que salirse a tiempo de los conflictos matrimoniales, muchos se van presentando sobre los cinco años de iniciada la relación.

Por ello sostiene que, si cambiamos de pareja cada cinco años, seríamos mucho más felices y los encuentros sexuales más enriquecedores pues no quedaría espacio para la monotonía y el mal de amor.

“Sexualmente estamos muy reprimidos, mayormente la mujer. Pretendemos vivir con una limitación sexual tremenda. Con este nuevo modelo alejado de la monogamia se solucionarían todos los problemas de celos o de dependencias. La principal causa de suicidio en el mundo es el desamor. ¡El desamor! No es perder el trabajo o tener una enfermedad grave», explica el psicólogo.

Sin duda, vale disentir de tales argumentos. En especial aquellas personas que no logran conocer a alguien con su propia sintonía en muchos años. Dirán, si no encuentro una persona que me cuadre, ¿de qué bobería está hablando este psicólogo? ¿Acaso piensa que hallar una pareja apropiada se multiplica como los panes y los peces?

Quizá como teoría, no es tan descabellada, pero al ajustar las realidades a la vida, se suman demasiados problemas, y terminas diciendo que dos y dos ya no suman cuatro.

Al final, se hace lo que se puede. ¿No cree usted?